10 de junio de 2013

La supervivencia del topónimo Abicore

Anaga destaca entre muchas otras cosas, por la abundancia de topónimos de origen guanche Taganana, Igueste, Anosma, Amogoje, Camajato, Chifaque, Chiquina,...—

Entre todos ellos, más de cien, destaca la supervivencia de un nombre de lugar como es Abicore. Según las fuentes documentales contemporáneas a la colonización europea de la isla, así llamaban los guanches al actual valle del Cercado, en San Andrés.

La primera referencia escrita la encontramos en la data de 1499 otorgada a Lope de Salazar, primer poblador del valle de San Andrés, que dice: 

«Lope de Salazar, vecino de la isla de Tenerife. Do a vos (...) en el vando de Anaga (...) una fanega de regadío que está en el barranco de Abycore (...)».

De las referencias posteriores se desprende la identificación del barranco o valle de Abicore con el valle del Cercado.

Sin embargo, la particularidad de este topónimo es que no ha sobrevivido en la zona que designaba antiguamente, sino que en la actualidad nombra un lomo, así como el camino y la zona de huertas adyacente, en Taganana. ¿Cómo es esto posible?

Mi hipótesis parte de que en la cumbre divisoria entre los valles de San Andrés y Taganana pervive un paso con el nombre de Gollada Abicor. Desde Taganana partía una vieja cañada ganadera que ascendía por el lomo que desemboca en dicha degollada y que continuaba su descenso por el antiguo barranco de Abicore. Este lomo y su cañada comenzaron a llamarse de Abicor, por llevar a este valle. Por tanto, desde el topónimo Gollada Abicor se extendió primero al lomo, luego al camino, y por último a las huertas de esta zona de Taganana

Así, el topónimo Abicore sobrevivió mucho después de que desapareciera su uso para designar a su primitivo lugar de origen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada